La falta de actividad física está contribuyendo a un aumento peligroso de la obesidad en los niños, por eso, los peques necesita tener mucha actividad física; pero esto no significa que estén todo el día realizando ejercicio para mantenerse.

A los niños se le debe dar muchas oportunidades para jugar, correr, andar en bicicleta y participar en deportes, preferiblemente todos los días. Se debe motivar al niño para que aumente su fuerza, flexibilidad y capacidad aeróbica (por ejemplo, por medio del atletismo).

Generalmente, no se debe esperar que los niños realicen ejercicios de la misma manera formal de rutina que los adultos (ej., caminar tres millas todos los días y levantar pesas).

De hecho, no deben levantar pesos pesados de ninguna manera antes de la pubertad, dado que se puede presentar daño significativo a los huesos y tendones que están creciendo.

Con el ejercicio, los niños pueden lograr una mejor coordinación, equilibrio, esfuerzo y resistencia.

También, el ejercicio permite incrementar los niveles de energía, por lo que los niños se sentirán mucho más activos durante el día.

 

Metas

Todo ejercicio es fantástico, desde pasear con el perro o montar bicicleta hasta jugar en un equipo deportivo.

Para maximizar los beneficios, establezca una meta para su hijo de hacer 60 minutos de ejercicios diarios por 5 a 6 días a la semana. Como en cualquier momento de un nuevo estilo de vida saludable, los nuevos hábitos físicos pueden ser difíciles en un principio para que los niños los adopten, pero experimentando los beneficios del ejercicio puede ayudar a los niños a mantenerse firmes en su programa.

A pesar de los beneficios que entrega a los niños hacer deporte, cada vez más pequeños están más sedentarios por las nuevas tecnologías, siendo el computador la mayor entretención en vez de salir con los amigos, situación que según los expertos puede llevar a una epidemia de obesidad infantil y juvenil.

Según los pediatras, durante la primera infancia se mantiene un cierto nivel de actividad, pero, a medida que se llega a la adolescencia, las cifras disminuyen y se dedica menos tiempo a la práctica deportiva. También baja el número de jóvenes que dedican unas horas al día a la actividad física. El abandono del ejercicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *